Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

SU CULTURA

img
Santo Domingo, donde todo comenzó

La capital dominicana no solo atrae turistas que buscan sol y playa. La ciudad, sede de las principales “primacías” de España en América, es un completo destino histórico, arquitectónico y ofrece una excelente infraestructura para eventos, convenciones y turismo de salud. Como si fuera poco, el visitante puede disfrutar también de una rica tradición que nutre su gastronomía y hace único su acervo musical.

República Dominicana es tierra de primacías, grandes músicos y beisbolistas, de playas de arena blanca sin igual, con un pasado histórico marcado por la conquista. Santo Domingo, su capital, le brinda al turista una experiencia cultural inolvidable, que se evidencia en su gastronomía y en su música: singular mezcla entre la influencia española, africana y aborigen.

Santo Domingo colonial

Pasear por esta ciudad, la más antigua de América, y caminar por sus estrechas calles adoquinadas es todo un placer, pues existen más de trescientos lugares históricos que fueron construidos por los españoles durante la época colonial y hoy resultan de gran interés cultural. No en vano es reconocida por albergar muchas de las “primacías” del Nuevo Mundo, que se remontan a 1496, cuando la ciudad fue fundada por Bartolomé Colón. Inicialmente se hallaba en la margen oriental del río Ozama y luego Nicolás de Ovando, gobernador de La Española, ordenó su traslado a la ribera occidental. En una corta caminata es posible encontrar algunas de estas primacías:

La calle peatonal El Conde, que va desde la Plaza de la Independencia hasta la Plaza Colón, es la ruta de acceso a la Ciudad Colonial, pasarela de artesanías y tiendas de recuerdos.
Iglesia Nuestra Señora del Carmen, construida en 1615, en donde se resguarda el Cristo que encabeza las procesiones de Semana Santa.
La Fortaleza Ozama, la construcción más antigua realizada por los españoles en América, sirvió para defender la ciudad de piratas y conquistadores ingleses, franceses y portugueses.
El Polvorín de Santa Bárbara, construido en 1787, tenía apariencia de iglesia para despistar al enemigo, pues en realidad contenía pólvora, municiones y armamentos.
Basílica Menor de Santo Domingo, primera catedral de América, cuya construcción comenzó en 1514 y duró 26 años.
Museo de las Casas Reales, construido en 1511, alojaba las principales oficinas gubernamentales, incluyendo la Real Audiencia. Fue el primer tribunal del nuevo continente.
Panteón de Santo Domingo, una de las últimas construcciones españolas en la isla, en donde yacen los héroes de la patria.
Su cultura es una simbiosis rica y dinámica de diversas influencias que responden a la necesidad de adaptarse al nuevo hábitat. Es el fruto de un prolongado mecanismo de transculturación que comenzó a partir de la conquista española, incorporó ingredientes a la tradición aborigen y luego sumó el elemento africano.
La capital también alberga la primera universidad de América, fundada en 1538. Y alrededor del Palacio de Bellas Artes, en la Plaza de la Cultura Juan Pablo Duarte, se agrupan varias edificaciones con fines culturales.

This div height required for enabling the sticky sidebar
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas