Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :

Malecon de S. D.

img

Los capitalinos tenemos un lugar ideal de esparcimiento y donde pasar un momento de descanso al frente de las olas del mar, con el paso de peatones y lindos coches tirados por caballos, donde se puede observar a las bellas parejas conversando animadamente.

Ese lugar con una extension aproximada de 12 kilometros  y lleno de arboles centenarios y olas de hasta 8 metros de algura; se llama el Malecon de Santo Domingo.

BREVE HISTORIA:

La historia del Malecón se remonta a 1924, cuando el ingeniero dominicano Arístides García Mella tuvo la idea de construir un paseo o una avenida a lo largo de la costa del mar Caribe de Santo Domingo. Según diversos relatos, García Mella dibujó en un mapa de la capital dominicana dos líneas paralelas punteadas, desde la prolongación de la calle Pina hasta donde se erige hoy un obelisco, que es uno de los principales símbolos de esta avenida.

Sin embargo, no fue hasta finales de 1931 cuando la Junta de Ornato de Santo Domingo, nombrada por el dictador Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961), dispuso el inicio de los trabajos de construcción del primer tramo de la avenida George Washington. Para la construcción de la vía, que se convirtió en una extensión del paseo Presidente Billini, fue necesario tomar unos 35 metros de terrenos privados situados a la orilla del mar. Los trabajos de construcción fueron iniciados por una veintena de presidiarios, provistos de dos yuntas de bueyes, machetes y hachas.

Pronto llegaron los problemas, ya que los propietarios de los terrenos, entre ellos, Damián Báez, quien presidía la Suprema Corte de Justicia, presentaron una querella contra el ingeniero encargado de la obra, José Ramón Báez López, por entrar a una propiedad privada sin previa autorización.

El ingeniero acudió a Trujillo, quien imponiendo su voluntad agilizó los trabajos, los cuales no podrían detenerse a menos que él lo autorizara. Tras años de construcciones y empalmes, la popular avenida fue inaugurada en medio de una gran celebración el 23 de febrero de 1936 con el nombre de George Washington, coincidiendo con el día del natalicio del primer presidente de Estados Unidos. Según informes de la época, la avenida sería bautizada con el nombre del dictador, pero finalmente se optó por el de George Washington, lo que fue oficializado en 1935 por el Congreso Nacional.

 

Leave a Comment

This div height required for enabling the sticky sidebar
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas